El Cercado

IV. TÉCNICA ELEMENTAL (1)

1. ESTRATEGIA

    Como hemos dicho antes, el objetivo de este juego es rodear o cercar espacios libres de ocupación para constituir un territorio mayor que el del adversario. Un cerco no se hace con piezas sueltas o aisladas, pues éstas no tienen vida propia, sino mediante grupos en formación que puedan tener permanencia y, por lo tanto, conservar su territorio. Para que un grupo esté vivo necesita disponer, al menos, de dos "ojos reales". Éstos son, además, sus territorios básicos, constituidos por sólo dos puntos.

    El jugador tiene que tratar de rodear la mayor porción de territorio con el mínimo de elementos posible. Lo primero que tiene que hacer es elegir un sitio adecuado y de fácil acceso para formar su primera base de operaciones. Ese sitio, sin duda, es la esquina, puesto que los dos bordes que la forman constituyen una defensa natural y facilitan la formación de esa base. Sabemos que para formar un ojo real en la esquina sólo se necesitan tres piezas; en el borde, cinco, y en el centro del tablero, siete; así pues, la esquina reduce el número de elementos necesarios. El segundo sitio en orden de preferencia es un lateral, aunque es menos fácil que en la esquina. Por último, está la zona central, un enorme campo abierto en el que es muy difícil establecerse. El siguiente ejemplo muestra los elementos que se requieren para tener una formación viva mínima en las tres zonas citadas.

Ejemplo 34

En la esquina se necesitan al menos seis piezas para formar un grupo vivo:











(A)

(B)

En el borde, ocho:















(C)

(D)

En el centro, por lo menos once:















(E)

(F)

    De este ejemplo se deduce que el juego suele iniciarse en las esquinas, luego se extiende hacia los laterales y, por último, se desarrolla hacia el centro del tablero. Así es el curso normal de una partida.

    Pero, por otra parte, tampoco se puede cercar espacios como si levantara un muro de ladrillos, pieza a pieza. No sólo es lento e inútil, sino que se pierde el valor de cada una de las piezas. Una ilustración valdrá más que mil palabras; he aquí un sencillo ejemplo con las primeras jugadas de una partida imaginaria:

Ejemplo 35




















    El lector observará fácilmente cuál de las dos maneras de jugar es más inteligente. Mientras las Ns concentran su esfuerzo en construir un muro en la esquina NE, las Bs ya han ocupado casi todo el tablero con la misma cantidad de piezas.

    Esta última manera de jugar es precisamente la que tenemos que estudiar. Esas primeras jugadas de las Bs se denominan ocupación de puntos estratégicos.

1.1. Ocupación de las esquinas

    En cualquiera de las cuatro esquinas existen varios puntos estratégicos que deben ocuparse en las primeras jugadas para establecer las primeras bases de operación. Algunos de esos puntos tienen su posición simétrica (compárense las dos ilustraciones (A) y (B) del siguiente ejemplo) y generalmente se denominan por las dos líneas, horizontal y vertical, que se cruzan en ellos, contando desde los respectivos bordes; para simplificar, los marcaremos con una letra minúscula:

Ejemplo 36



















(A)

(B)

    • Los puntos "a" (3-4), "b" (3-5), "c" (4-5) y la estrella (4-4) son los más importantes y se deben ocupar primeramente.
    • El "d" (3-3), aunque menos frecuente, hay algunos maestros que lo prefieren.
    • Los puntos "e" (3-6), "f" (4-6) y "g" (5-5) son de ocupación menos usual.

    Este ejemplo de una esquina sirve para todas las esquinas.

    Cuando las Ns (negras) hayan realizado su primera jugada ocupando uno de estos puntos, las Bs (blancas) tienen dos alternativas: 1) ocupar otra esquina, o 2) colgar junto a la primera pieza negra.

    Si las Bs optan por ocupar otra esquina, las Ns pueden elegir entre: 1) seguir ocupando otra esquina libre, 2) consolidar la posición ocupada en su primera jugada, o 3) colgar al lado de la pieza blanca. Y así sucesivamente, hasta que se hayan ocupado las cuatro esquinas. Éste es uno de los procedimientos más ortodoxos; sin embargo, un jugador también puede entrar en combate en cualquier momento y en cualquiera de las esquinas, incluso en la primera esquina si lo prefiere, sin seguir el procedimiento normal. La dificultad de este juego radica, precisamente, en decidir la actitud, ofensiva o defensiva, a adoptar, y en elegir el momento y el lugar en que entablar una lucha directa, puesto que todo el tablero es un vasto campo de batalla y el jugador disfruta de libertad absoluta para decidir sus movimientos sin ninguna restricción.

1.2. Consolidación

    Suponiendo que las Bs opten por ocupar otra esquina y las Ns prefieran consolidar su primera posición, vamos a estudiar las distintas alternativas según la posición de la primera pieza:

Ejemplo 37. Sobre la estrella. Las formas de consolidación más usuales son cuatro:

















(A)

(B)

















(C)

(D)

        (A) N3 o su posición simétrica, "a", conocida como "paso de caballo" respecto a N1.
        (B) N3 o "b", que se conoce como "salto de un paso".
        (C) N3 o "c", que se llama "gran paso de caballo".
        (D) N3 o "d", que es un "salto de dos pasos".

Ejemplo 38. Sobre el punto 3-4.








Respecto a la pieza blanca existen tres formas de consolidación: "a", "b" o "c".

Ejemplo 39. Sobre los puntos 3-5 (A) y 4-5 (B).















(A)

(B)

Sobre cada uno de estos puntos no hay más que una forma de consolidación.

Ejemplo 40. Sobre el punto 3-3.








Sobre este punto sólo existen dos maneras de consolidar: "a" o "b".

1.3. Colgamiento

    Cuando un jugador quiere poner una pieza a una distancia prudencial, cerca de la de su oponente que ya había ocupado una posición en la esquina, la acción se denomina "colgamiento". Un colgamiento no implica un ataque inminente, es simplemente una toma de posición para vigilar de cerca el movimiento del enemigo y evitar que se apodere de toda la esquina. Puede que éste se decida a atacar o que finalmente resulte atacado, o que cada uno se dedique a establecer su propia base pacíficamente, sin ningún conflicto directo.

    Los colgamientos más frecuentes son los siguientes:

Ejemplo 41. Sobre la estrella.









B2 o su posición simétrica, "a", es uno de los colgamientos más usuales respecto a N1.









Los colgamientos en "b", "c", "d" y "e", y sus respectivas posiciones simétricas, también son muy utilizados.








Los colgamientos "f" y "g" sirven para forzar la entrada en la esquina y, por lo tanto, suponen una actitud más hostil. El colgamiento en el punto "h" es menos habitual.

Ejemplo 42. Colgamientos sobre el punto 3-4.









Tanto la ocupación de la posición 3-4 como los colgamientos "a", "b", "c" y "d" son los más usuales, sobre todo en partidas entre jugadores con poca diferencia de potencia.

Ejemplo 43. Colgamientos sobre el punto 3-5.







Estos tres colgamientos significan que las Bs intentan penetrar en la esquina.

Ejemplo 44. Colgamientos sobre el punto 4-5.








Esta ocupación blanca está demasiado separada de los bordes y alejada de la esquina; las Ns pueden colgar en las posiciones "a", "b" o "c" para forzar la entrada en la esquina.

Ejemplo 45. Colgamientos sobre el punto 3-3.








No existen colgamientos satisfactorios sobre este punto; se puede colgar exteriormente en los puntos "a" o "b", dependiendo de la necesidad del momento.

1.4. Toma de posiciones estratégicas

    Después de las sucesivas ocupaciones, consolidaciones o colgamientos en las esquinas, el juego se desarrolla hacia los laterales. Al principio, sólo en sentido defensivo, es decir: cada uno procura rodear su propio territorio, sin atacar al contrario, marcando la máxima porción de territorio con el mínimo de elementos posibles.

    Veamos algunos ejemplos de estas pacíficas tomas de posiciones estratégicas en las primeras jugadas de una partida:

Ejemplo 46




















    Desde la jugada N1 hasta la B8, ambos jugadores se consolidan en sus respectivas esquinas.

    Desde la N9 hasta la B14, se extienden hacia los laterales.

    N15 se levanta hacia el centro; junto con N11 fabrica una especie de muro, abarcando todo el territorio hasta N5 y N7 que, a su vez, con N13 han cercado toda la esquina.

    B16 sigue extendiéndose hacia el lado de la N3, que es a su vez un colgamiento.

    N17 tiene dos intenciones muy claras: cerrar a B14, para que no se mueva paralelamente a N15 y se extienda hacia el centro y, al mismo tiempo, permitir que las Ns tengan un fácil desarrollo y un territorio sólidamente rodeado.

    (Ejemplo tomado de la revista "Wei-chi", Vol. I, núm. 4.)

Ejemplo 47




















    Hasta la N17, las Ns tienen una clara ventaja sobre las Bs. éstas han cercado un territorio muy amplío, desde B10 a B16, pasando por la esquina B4 a B6 y todo el lateral sur, hasta la esquina de B2. Pero las Ns, después de ocupar el cenit, que es un punto muy importante, disponen de un cerco mucho más amplio que el de las Bs. Si cualquier pieza blanca intenta penetrar el cerco negro correrá el riesgo de ser aniquilada y tendrá mucha dificultad para sobrevivir y reducir ese enorme territorio negro.

    ("Wei-chi", vol. I, núm. 5.)

Ejemplo 48




















(A)

    Todo transcurre normalmente hasta la B8, que quiere introducirse en el lateral derecho dentro de las fuerzas Ns. éstas le contestan con N9. Si ahora las Bs, en vez de ocupar el punto B10 como en el diagrama (A), hacen su jugada en otro sitio, las Ns probablemente ocupen el punto "a" con su N11, como en el diagrama (B).







































(B)

(C)

    En el diagrama (B), B8 se ha quedado completamente aislada; no sólo no puede cumplir su misión de cercar territorio, sino que peligra incluso su propia existencia. Por eso, en el diagrama (A), B10 es absolutamente necesaria.

    Si las Ns responden con N9, (ver diagrama (C)), entonces B10 tiene que extenderse forzosamente hacia arriba; si no, ocurriría lo mismo que en el diagrama (B): las Ns podrían ocupar el punto "b".

    Después de la B10 en este diagrama, las Ns tienen que extenderse hacia el flanco norte con N11; si no lo hacen, las Bs podrían ocupar ese mismo punto o el punto "c" en la próxima jugada. En ese caso, las Ns quedarían acorraladas y sin salida en la esquina NE. Aunque puedan sobrevivir y tener una porción de territorio, no podrán desarrollarse hacia afuera o hacia el centro del tablero.

    En resumen, la B8 del diagrama (A) no es una buena jugada; aunque haya conseguido una pequeña porción de territorio en el lado derecho, ha obligado a las Ns a ejercer más influencia a su alrededor. Además, supone el riesgo innecesario de ser aniquilado y de perder oportunidades de cercar más territorio en otro lugar. Por eso, B8 debía ante todo reforzar su propia esquina en el Noroeste, u ocupar algún punto en los laterales de arriba o de abajo, en vez de introducirse en el lado derecho.

    Estas primeras jugadas, es decir, la toma de posiciones estratégicas, son sumamente importantes; pueden influir tanto en cercar territorio, como en el futuro desarrollo igual o más que otras acciones más belicosas.

anteriorsubir 1 nivelsiguiente © 1970 Ambrosio Wang (texto original), 2004 Luis E. Juan (transcripción) Powered by Interspire.com